Por la boca muere el pez

 

Qué es “Por la boca muere el pez”

El refrán “Por la boca muere el pez” es un llamado a la discreción. Recurre a la imagen de la pesca, cuyo éxito depende del descuido del pez que no advierte el peligro y abre la boca para morder el anzuelo, lo que es, por sí mismo, la causa real de su perdición.

En efecto, muchas personas se meten en problemas a consecuencia de no saber guardar información delicada, sea propia o ajena, lo que los expone a sufrir las consecuencias de su desliz. La sabiduría popular retrata esta situación a través de esta imagen.

En este sentido, el refrán enseña que quien habla más de lo necesario se delata o se mete en problemas a causa de su indiscreción. Por ello, se puede usar como una advertencia o se puede usar para sentenciar el resultado de una imprudencia cometida por un indiscreto.

Un sentido semejante tiene la expresión “Uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que dice”. Otras expresiones que pueden tener un significado semejante son “quien mucho habla mucho yerra”; “Si el juil no abriera la boca nunca lo pescarían” o “En boca cerrada no entran moscas”.

Este dicho tiene otras variantes, según el país y la cultura. Una de ellas es “Por el pico muere la perdiz”, el cual se aplica con idéntico significado.

“Por la boca muere el pez” en inglés

No existe una  traducción correcta de este dicho en ingles, que tenga el mismo significado o similar.