Zapatero, a tus zapatos

Qué es “Zapatero, a tus zapatos”

“Zapatero, a tus zapatos” es un refrán popular que hace referencia a la idea de que cada quien debería opinar solamente sobre aquello que sabe, y abstenerse de manifestarse en aquellos asuntos que no le incumben o no entiende.

La expresión popular “zapatero, a tus zapatos” gira en torno a la idea de la intromisión, y se le dice a la persona que busca inmiscuirse en cuestiones ajenas. Es una forma de recordarle que no meta sus narices en donde no debe.

En este sentido, también funciona como advertencia para que tengamos en cuenta que solo debemos opinar y ocuparnos de lo que sabemos y entendemos.

 

Origen del refrán “Zapatero, a tus zapatos”

El origen del dicho “Zapatero, a tus zapatos” se remonta al siglo IV a. de C., en la Antigua Grecia. Refiere Plinio el Viejo que, en una ocasión, un pintor de nombre Apeles, atendiendo a la observación que un zapatero le hizo sobre la confección de una sandalia en su cuadro, rectificó la pintura.

El zapatero, a continuación, siguió haciendo observaciones y críticas a la obra, lo cual exasperó al artista, que le recomendó que, puesto que era zapatero, hacía mejor en ocuparse de lo que entendía: zapatos.

Algunas variantes de esta expresión popular son: “Zapatero, a tus zapatos, y déjate de otros tratos”; “Zapatero, a tus zapatos, y aunque pases malos ratos”.

Sinónimos de este dicho, por su parte, son: “Buñuelero, a tus buñuelos”; “Cada uno a lo suyo”; “Cada cual por su vereda”; “Cada uno en su arte”; “Cada uno en su negocio sabe más que otro”; “Cada uno en su oficio es un rey”; “La misa, dígala el cura”.

La popularidad de la frase es tal que se usó para traducir al español el título de la película The Cobbler, estrenada en 2014, para su promoción en Latinoamérica. Cuenta la historia de un zapatero.

“Zapatero, a tus zapatos” en inglés

En inglés, “zapatero, a tus zapatos” puede traducirse como “the cobbler shoud stick to his last” (el zapatero debería ceñirse a su horma).