Este nuevo post, supongo que será el más largo hasta el momento del blog “Aprendiz en la vida”, por dos razones, primero porque en él, hablo de mi última semana en Lille, mi ciudad Erasmus, y mi vuelta a casa a pasar la navidad con la familia y mis amig@s 🎉, y porque, la semana pasada no publiqué ningún post 😅.

El Lunes a las 8 de la mañana entré en  clase, para salir a las 17h de la tarde, es decir entrando de noche a la universidad y saliendo también de noche, teniendo que hacer la exposición del trabajo que como os conté en el pasado post, hicimos la noche anterior mi compañero Erasmus y yo.

Es decir, estuvimos todo el día en clase, para solamente salir a exponer unos 15-20 minutos nuestro tema de debate, el resto del día nos lo pasamos escuchando a los otros grupos como  exponían sus trabajos mientras preparábamos al mismo tiempo las dos exposiciones que teníamos para el martes.

Bien, así que el Martes a las 9h en punto estábamos sentados en clase esperando cada grupo su turno para salir y exponer su trabajo, ante un jurado formado por el profesor que nos había dado durante todo el curso la asignatura, un ayudante y otro profesor que nos había dado una clase de esa asignatura, y ahora después de haber terminado de exponer, tengo que decir que era un jurado muy muy exigente, a todos los grupos tenían algo que recriminarle sobre su exposición o del plan de negocios de empresa social, que había presentado previamente.

Pero ahí no terminaba la diversión del martes, ya que por la tarde tenía otra exposición en grupo, la cual siendo sincero 😅 no estaba tan preparada como la que hicimos por la mañana, pero en ésta en cambio recibimos elogios por parte del profesor, luego al sentarnos a escuchar exponer a los otros grupos,  unas compañeras  francesas que estaban junto a nosotros nos pidieron que les ayudásemos con sus deberes para su clase español, aunque al final terminaron dándonos las hojas para que lo hiciésemos nosotros, ya que era una actividad que les iban a puntuar, por lo que querían tenerlo perfecto o acercarse a ello lo máximo posible, porque hubo dos actividades que nos pidieron hacer ellas solas, para que no pudiera notar fácilmente su profesora que lo habíamos hecho españoles.

El Miércoles, como era de esperar en víspera de dos exámenes, no tuve nada de clase, ni trabajos, así que era todo el día para estudiar el examen del jueves, el cual al empezar a estudiarlo por la mañana parecía muchísimo más complicado de lo que terminó siendo después de pasarnos un par de horas los españoles en una sala de estudio en la universidad debatiendo sobre cómo se hacia cada uno de los casos prácticos.

Bien, así que el Jueves por la mañana tuve un examen junto a mis compañeros Erasmus, ya que este es uno de los exámenes que en un principio deberíamos hacerlo en Enero, pero nuestra coordinadora ha conseguido que podamos hacerlo antes de irnos de vacaciones a nuestras casas para pasar las navidades con la familia y los amigos.

Yo tenía la idea de preparar la maleta por la tarde, ya que al salir del examen del Viernes debía irme hacia la estación de buses, para empezar el viaje hacia mi casa en España, y luego por la tarde noche estudiarme el examen, pero como está siendo ya normal, no fue como tenía pensado él día, ya que después de preparar la maleta, donde al igual que pasó al hacer la maleta grande para venirme a Lille, hacían falta las horas jugadas al tetris, para  poder poner toda la ropa en la pequeña maleta 😅, pero lo conseguí,  al terminar de preparar la maleta teníamos  una cena de despedida del semestre para todos los de la residencia.

Así que bajé a la cena, con la idea de comer un poco y luego subir a estudiar para el examen, pero tampoco se cumplieron aquí mis planes previos, ya que como todos los de la residencia o habían terminado ya los exámenes o los tenían en Enero tenían ganas de fiesta, así que se decidió hacer una improvisada fiesta en la habitación del responsable de la residencia. La verdad que fue divertida la noche, hasta que decidieron salir a un pub para seguir la fiesta sobre la una de la mañana, y yo tuve que rechazar la invitación para poder dormir un poco antes de presentarme al último examen del semestre.

PitpitPitpitpit… buff y a las cinco de la mañana me tuve que levantar para estudiar el examen, terminar de cerrar la maleta y preparar algún bocata para él viaje, así que a las 8h en punto ya estaba en la puerta del aula donde nos iban a examinar a los Erasmus, todos con caras de gran alegría al saber que estábamos ya ante el último reto antes de las vacaciones de navidad, bueno y yo con cara de sueño 😅, lo fuerte  y divertido de este examen fue ver como en poco más de media hora todos lo habíamos terminado y estábamos ya en la puerta de la universidad despidiéndonos hasta Enero, pues volvemos a casa estos días (Si, todos los que hicimos ese examen, el mes de Enero volvemos a Lille).

Después de recoger las pocas cosas que me quedaban en la habitación, y de despedirme de mis compañer@s de la residencia, cogí mi maleta, mi mochila y la bolsa con comida, para irme hacia la estación de autobuses y empezar de ese modo el viaje de regreso a casa. (La verdad que se me hizo muuuuy largo)

La verdad que fue una caminata muy agradable, por esas calles de Lille que conocía ya como mi segunda ciudad y en las que he vivido multitud de vivencias estos últimos cuatro meses, al subir al autobús caí rendido y me hice prácticamente la hora y media del viaje hasta el aeropuerto de  “Bruselas  Charleroi” durmiendo, y tengo que admitir que al llegar me asombró el aeropuerto, ya que me lo imaginaba muchísimo más grande para la cantidad de vuelos que llegan y salen de allí, bueno y como cogí el billete del bus 6 horas antes de mi vuelo, me dio tiempo a recórreme unas cuantas veces todo el aeropuerto, y también me sorprendió el ver andar tranquilamente por allí a varias parejas de militares con arma en mano.

Después de las 6 horas por el aeropuerto, en las que incluso me pasé un rato hablando con los de seguridad, sobre los retrasos de algunos vuelo y sobre la experiencia del Erasmus, al final embarqué al avión, para después de poco más de dos horas de vuelo, al salir de la puerta de llegada en el aeropuerto, vaya emoción, me encontré con mis padres, mi abuelo y mi hermano, vaya estirón que ha dado 😱.

Y los siguientes días, han sido días de mucha alegría y emoción al sumar que eran navidades y que me iba reencontrando con la familia y los amig@s (alegría), bueno y además tengo que deciros que la CAF, me ha dado la ayuda de tres meses que alegría cuando he recibido el e-mail, así que no pare la fiesta, y a disfrutar de los días que me quedan para volver a Lille 🎉.

De ese modo, que nos volvemos a ver por aquí  dentro de un par de semanas, cuando vuelva a publicar ya desde Lille, así que Feliz año nuevo y hasta la próxima 😉, y no olvides seguir siendo “un aprendiz en la vida”.