Hoy me apetecía contar un poco más de la residencia y de los compañer@s, y dedicarle un post a algunas cosillas que van pasando por aquí, porque aunque parezca que vayamos siempre automatizados y con prisas porque  no llegamos a clase, de vez en cuando tenemos nuevas anécdotas de la residencia que contar.

Nino ni no ni no….Ninonino…..Qué es eso? La alarma para comer? Reunión de residencia? Son los pensamientos que vienen a mi cabeza al escuchar la sirena en el pasillo, mientras estoy leyendo en la cama.

Me levanto, me asomo al pasillo a ver que es esta alarma un Viernes a las ocho de la tarde, porque me doy cuenta que es la alarma de emergencia. Un compañero que bajaba por las escaleras me pregunta medio francés, medio inglés, ¿qué ocurre, que es ésta alarma?; y sin saber nos salimos a la calle y van saliendo los pocos estudiantes que hay en la residencia el fin de semana.

En la puerta al final nos encontramos un grupo de compañer@s de unos diez estudiantes,  escondiéndonos en el pequeño techado de la puerta, pues como no, está lloviendo⛈, algunos incluso con cascos para no escuchar el ensordecedor pitido de la alarma y otros un poco más alejados del edificio.
Mirando el edificio, no vemos humo ni nada raro, de repente silencio, deja de sonar la alarma. Falsa alarma. 😳




Estallamos todos con una risa porque ahí nos ves, mojados  en la puerta de la residencia, parece que fue un simulacro 😱, porque ya no supimos más, comentamos que si empiezan ahora los simulacros en época de lluvias vamos  a reírnos, porque vamos a mojarnos; pero bueno si salimos todos igual que hoy genial. Cada uno vuelve a su habitación y en mi cabeza resuena la idea, ya tengo una anécdota que contar sobre mi estancia Erasmus en esta residencia.

Cambiando de tema, ya llevo dos cenas en las que nos reunimos todos en la cocina/comedor, la primera cena la hicimos la segunda semana de estar en la residencia, con la excusa del inicio del curso y como bienvenida, y cenamos unas flammekueche, sí si está bien escrito y no es una comida alienígena, sino alemana y al igual que me pasó a mí, no sabes lo que es, y no se trata de nada más ni nada menos que de una especie de pizza rectangular echa manualmente con cebolla, panceta o jamón y nata liquida o crema francesa, porque negarlo estaban buenísimas y nos comimos unas 40.😅

La otra cena fue sin más, estaba en la habitación repasando los apuntes de clase y llaman a la puerta, al abrir había dos compañer@s y me comentan que estaban planeando hacer una cena para los estudiantes del primer piso, para la próxima semana(aunque al haber una única cocina/comedor sabemos que terminaremos cenando toda la residencia junta), me preguntaron que me parecía y si quería ir, bueno mejor dicho, me afirmaron que iba a ir, todo eso sin dejarme hablar, al cual terminaron resumiendo “Semana que viene todos cena 19h” y nos reímos por el español, medio indio que hablaban. Y vuelven a repetir “mi amigo comer seguro”.😁

La cena la verdad que estuvo súper bien, éramos unos 14 en la mesa, pero parecía que había muchos más, sino que le pregunten al “chef” que estaba preparando las salchichas para los hotdogs, ya que no hacia bastantes ni a bastante velocidad, la verdad que en estas cenas nos lo pasamos muy bien, papá y mamá, seguid en el próximo párrafo 😜, porque desconectas unas horas de los estudios, bueno ahora que estamos solos os cuento que nosotros decimos cena de residencia, aunque realmente es una fiesta, cenamos en la cocina y después nos vamos a un bar, que es muy gracioso, dentro no hay nadie, todos compran la bebida y enseguida a la calle en la acera, eso sí  la acera está repleta, y estamos allí  hasta que cierran, que por cierto cierran unas horas antes que en España. Pero bueno la noche no termina ahí 😉, no nos vamos a dormir, porque aunque cierren y no vemos nada abierto, nos volvemos a la residencia y continuamos la fiesta, en la sala de estar, donde hay un piano y siempre hay alguien que anima la fiesta y bajan alguna guitarra y continuamos la fiesta allí.

Y por ahora también hemos ido dos veces al “laser game” los de la residencia, ahí sí que es un  problema mayor la diferencia de idiomas ya que al ser un juego de estrategia muy rápido, no puedes parar a hablar, por lo que mi lenguaje para comunicarme con mis compañer@s son las señas, aunque como en cada partida cambian las reglas y las explican en francés, pues los primeros minutos la verdad que voy un pelín perdido, bueno y también hay que admitir que parece que aquí más de uno le ha dedicado bastantes horas al Call of Duty y que han ido unas cuantas veces ya al “laser game”, porque parecen tiradores profesionales. Pero que se preparen, que ya hablaremos dentro de unos meses 😏.

Bueno otra cosa graciosa que hacemos aquí, es algunas noches de Champions echar un cable de internet que cruza todo el sótano, para poner el fútbol en un portátil y así verlo mientras cenamos, es decir aquí saben disfrutar de la comida, de la fiesta, del deporte,….. Me gusta esta residencia.😁

Que anécdotas de la residencia o piso de estudiantes tienes tú?