Mi Erasmus en Lille sigue dando sorpresas, al igual que mis aventuras por Lille y los viajes a ciudades cercanas, ya que aprovechando que vino un amigo a visitarme ya que tenía fiesta unos días en su universidad, así que ha tocado turismo por Lille, Brujas y Amiens, hay que decir que quitando el aire frio que ha habido algunos días el tiempo en Lille ha sido genial, ya vemos el sol 💃🏽.

Unos días antes de venir mi amigo, tengo que admitir que mi residencia era una total locura debido al deporte, ya que algunos fines de semana jugamos nuestro partidito de baloncesto, y aunque seamos estudiantes de diferentes nacionalidades todo sentimos la misma pasión por el fútbol, por eso cuando el Barcelona consiguió la conocida e la histórica remontada al PSG en la Champions aquí todo el mundo entró en fiesta, pero no todo termino ahí ya que por si eso ya no era bastante, unos pocos días después hubo gran alegría por la hazaña conseguida por el invicto Olímpic de Xàtiva 😉 líder de su liga, ya que ha conseguido no perder ni un partido hasta el momento en toda la temporada, siendo el único equipo “invictus” de todas las ligas nacionales de España.

Bueno y ahora en cuanto al tema de la universidad, tengo que decir que a las clases del Erasmus en Francia les encuentro grandes diferencias en cuanto a mis estudios en España, ya que por ejemplo aquí hay muchas exposiciones que no las hago en clase hablando frente a mis compañer@s, directamente las grabo en vídeo o las hago en audio y luego se le manda por correo electrónico al profesor, y ahora tengo que decir que es algo muy divertido el estar a las tantas de la mañana sentado frente al ordenador hablando a “nadie”, intentando hacerlo correctamente a la primera, ya que aunque parezca extraño no es fácil ponerte a hablar con seriedad sobre una crisis financiera con el pijama puesto, sí has leído bien con el pijama puesto, ya que lo tengo que grabar a las tantas de la noche para que no se escuchan sonidos de fondo,  y encima tengo que hacerlo en la cocina de la residencia para no molestar a nadie con mi voz. En resumen todos los estudiantes Erasmus estamos de acuerdo en que es un show esto de grabar las exposiciones en vídeo por la noche, porque luego miras los vídeos y nadie lo consigue hacer a la primera perfectamente.

Bien y llegó el día en que llegaba mi amigo aquí a Lille, parecía que estaba todo ya preparado perfectamente ya que los horarios de clase me cuadraron perfectamente para poder ir a recogerlo a la estación de buses ya que entre mi última clase y su hora de llegada tenía un margen de 2 horas. Genial 👌🏼

Como era de esperar a la mañana siguiente hicimos turismo en Lille, mi segunda casa, primero que nada visitamos el museo de arte con sus obras de artistas holandeses, italianos, franceses y españoles,… entre muchos otros, la plaza central de la ciudad con su encanto especial donde también vimos la antigua bolsa, y la ópera, en la puerta de la cual había una pequeña banda armonizando el ambiente, también vimos el barrio antiguo dónde pudimos ver la catedral de Notre Dame de Lille, bueno gran parte de los monumentos que mostré en la Guía de turismo para Lille. Ya que por la tarde tuve un par de horas de clase, un viernes por la tarde 😭, en las cuales hice un pequeño test sorpresa. Salió bastante bien para ser sorpresa.

El sábado a las 8 de la mañana bajo una fina lluvia ya estábamos de camino a la estación de trenes, para coger el tren que nos llevaría a Brujas (Buff la verdad que fue una  aventura ya que incluso tuvimos que hacer transbordo al no haber trenes directos entre ambas ciudades 🙈), pero después de 2 horas de viaje por fin llegamos a la “Venecia del norte” y debido a la cercanía del centro de la ciudad decidimos ir viendo los monumentos y las casas mientras andábamos.

Vimos el mercado, dimos el típico paseo en barca por su canal, y lo gracioso era que gran parte de la gente que estábamos en la barca éramos españoles, también vimos las reliquias sagradas en una capilla, tengo que decir que había ido dos veces a la ciudad y nunca las había visto, bueno ni sabía que estaban allí. Bueno y nos perdimos un par de veces por las calles de Brujas, ya que a mi amigo no le quedaba prácticamente batería en el móvil y al mío le fallaba la ubicación GPS, por lo cual debíamos ir guiándonos por el mapa que veíamos en el móvil, y gracias al perdernos por sus calle, descubrimos rincones muy bonitos de la ciudad. Como una calle sin salida que desembocaba en un gran campo con amapolas blancas, y otros rincones muy bonitos.

Eso sí, no me fui de  de la ciudad sin comprarme mi tableta de chocolate. En el transbordo del tren nos ocurrió una situación muy divertida, cuando fui a preguntarle al revisor qué tren era el correcto que debíamos coger, al dirigirme a él no sabía cómo hablarle, si en inglés o en francés y lo mismo le ocurría al revisor que no sabía en qué idioma responderme sí en inglés, francés o flamenco. Fue divertido,  pero nos entendimos😂.

La mañana siguiente agradecimos que pudimos descansar un poco más, ya que nuestro bus hacia Amiens salía un poco más tarde, dejándonos a escasos 5 minutos andando de su catedral, la catedral de Notre-dame de Amiens, la cual es la última catedral que se construyó en Francia en el período gótico clásico, siendo la mayor y más alta de todas las catedrales góticas francesas y es un monumento histórico de Francia y Patrimonio de la Humanidad. Siendo sincero tengo que decir que es un monumento para admirar ya que al entrar te asombra la construcción tan grande y con tanto detalle cuidado hasta la perfección.

Nos gustó tanto y estuvimos tanto tiempo en la Catedral, que no nos dio tiempo a ver otros monumentos de la ciudad, como la casa de Julio Verne.

Bueno, me lo apunto para otro escapada 😉.

Llegamos cansados, pues llevábamos sin parar tres días y el Lunes tenía clase  a las 8 de la mañana, y después a mediodía, fuimos a dar un paseo por el parque de la Citadelle, y luego  tuve que volver a ir a clase. Buff profesores darme una tregua al menos unos días, porque esta semana toca clase mañana y tarde 4 días seguidos.

Aunque lo interesante del lunes no fue la clase, si no la caída de uno de los cables de entrada de 20.000 voltios de la ciudad, debido a que dejo sin electricidad a un par de barrios de Lille, entre ellos el de mi residencia y universidad, estuvimos prácticamente 8 horas sin luz lo cual fue al principio divertido pero tal como pasaban las horas y anochecía se notaba que la situación era complicada ya que tanto las habitaciones, la salas comunes, tal como la iluminación de la calle no tenían electricidad por lo cual era complicado hacer cualquier cosa, además los aparatos de la cocina son de electricidad, por lo cual no podíamos cocinar, menos mal que a las 23h regresó la corriente y pudimos preparar la cena. Jijiji

Después de estos divertidos días de turismo, toca volver a la realidad universitaria ya queda poco más de un par de meses para que termine el curso universitario.