No todo el conocimiento está en los libros, ya que el aprendizaje no se detiene cuando terminas el colegio. La vida está llena de lecciones muy útiles de las que deberíamos aprender.

Ya que lo cierto es que la vida nos enseña muchas cosas. Sin embargo, de una manera o otra, hay cientos de lecciones que aprender en la vida que nos llegarán a todos, a pesar de que podamos o no hacer uso de ellas.

Muchas de estas lecciones de vida las vamos asimilando poco a poco, sin embargo, a veces optamos por ignorarlas, no obstante, aprender nos permitiría sentirnos mucho mejor y con mayor bienestar en nuestra vida.

Ya hace años, Abraham Lincoln en una entrevista cuando era presidente dijo: “Yo no creo mucho en un hombre que no es más sabio hoy de lo que era ayer”. Con esta frase se abre la premisa de que el aprendizaje es una aventura diaria, como se dice en la frase “Nunca te acostaras sin saber algo nuevo” y es una hazaña que se desarrolla durante toda la vida.  Las personas que son realmente proactivas constantemente se dedican a aprender, se convierten en aprendices de la vida, para competir contra sí mismo y conseguir crecer como persona cada día y ejercitar tu cerebro. Haz un compromiso contigo mismo para aprender algo nuevo cada día, y no sólo disfrutarás de lo que descubras además serás capaz de aplicar tus conocimientos y convertirte en un maestro para las personas que te rodean o incluso para las generaciones futuras.